Archivo de la categoría: El Mundo Tal Como Va

Prevención del SIDA y terrorismo

Navegando por internet uno encuentra de todo. Desde periódicos online que ofrecen la posibilidad de seguir la guerra en directo, en plan Gran Hermano – Gadafi ha sido nominado y deberá abandonar la casa – hasta webs que venden heces de elefante para que se las envíes a tus enemigos, porque puede que la venganza se sirva fría, pero tibia y blandita mejor que mejor. También encontraremos el material del que están hechas las pesadillas. Pesadillas que nos robarán el alma y destruirán nuestra inocencia, y la verdad – a quién queremos engañar – nos gustaría conservar la poca que nos queda. Que esto sirva de manual de supervivencia, inocentes lectores.

Todo ser humano que haya ido a una escuela o instituto a partir de finales de los 80 habrá visto, colgados en las paredes, carteles de prevención que mostraban, generalmente, una pareja desnuda en blanco y negro con caras inexpresivas y pinta de no estar pasándoselo ni bien, ni mal, sino “pse”. A parte de la típica sensación de malestar generado por todo lo que puede guardar un parecido razonable con una escena de Truffaut, alguien que nunca había oído hablar del SIDA no sentía, al contemplar el cartel, ninguna sensación de peligro o siquiera de riesgo. Sencillamente alguien decía “la vie est une pomme flétrie, dévorée par la lassitude des heures” y la chica del al lado contestaba “vous avez raison Charles…”, y acto seguido la cámara enfocaba un árbol durante 3 horas.

Sospechando que los posters existencialistas no tenían efecto en su público, los publicistas, que son muy listos, optaron por métodos más directos. Y determinaron que, para que un mensaje cale de forma apropiada, es necesario traumatizar de por vida a todo aquel que pose su desprevenida mirada sobre sus carteles, porque el miedo y el terror son métodos de reconocida eficacia en lo que a concientización se refiere. Como encerrar a los enfermos en campos de concentración y exterminio no era una idea viable, las agencias de publicidad responsables de las campañas hicieron lo que venía justo después en la escala de la terriblemente perturbado. ¿La respuesta?

 

 

Escorpiones gigantes. Sexo con escorpiones gigantes.

 

 

Y ciempiés humanos, retorcidas criaturas sacadas de la mente enfermiza de Clive Barker.

Hay que denunciar a esta gente. Por publicidad engañosa. Intentar mantener relaciones sexuales con escorpiones gigantes tiene que ser muchísimo más peligroso que hacerle el amor apasionadamente a un contenedor de jeringuillas usadas – sí, contenedores de jeringuillas usadas, a nosotros no nos miréis, han empezado de los del escorpión. Oh, y también hay un poster en el que una tarántula gigante le hace un cunnilingus a una pobre mujer – y lo de “pobre” lo decimos por decir, la verdad es que pone cara de placer. Pero nos abstendremos de poner la foto, porque el objetivo de todo esto es preservar vuestra inocencia ante campañas de publicidad agresiva, ¿no? Espero sinceramente que funcione. De verdad. De todas formas, ¿qué podría ser peor que el sexo con insectos gigan-

 

 

Oh. Eso.

A parte del hecho de que este cartel parece sugerir que la forma correcta de usar un condón es meter a la chica dentro – y definitivamente no lo es –,  la alegoría aquí utilizada para describir los riesgos del SIDA parece haber sido pensada por un equipo de publicistas atiborrado de metanfetaminas, posiblemente con el audiobook de la Alicia en el País de las Maravillas sonando de fondo. Suponemos que la conversación fue de la siguiente manera:

Tipo#1: Bien, ¿cómo convencemos a nuestros jóvenes de los riesgos que implica el sexo desprotegido?

Tipo#2: ¡Ya lo tengo! La escena de “Bajo el mar”, de La Sirenita de Disney, versionada por David Lynch. Con peces-pene, anguilas-pene y una gran anémona-pene en el centro. Y un condón-submarino.

Tipo#1: Excelente.

También hay la versión dirigida al público masculino – aunque, dado el surrealismo de la cosa, no creo que haya sido muy pertinente de parte de los publicistas entrar en cuestiones de género. Pero dado que La Sirenita es supuestamente menos representativa para dicho público, el segundo cartel está basado en lo que parece ser la versión erótica de 2001: Odisea en el Espacio. O puede que sea la Guerra de las Galaxias. En cualquier caso, en vez de estrellas y planetas, hay pechos flotantes, imaginamos que por aquello de “Vía Láctea”. También hay vaginas flotantes, pero en este caso no tenemos ni idea del porqué. Y francamente, no queremos saberlo.

 


O como diría James Tiberius Kirk: “Cuaderno de bitácora,  fecha estelar 52034.0: WTF ?!.”

 

Conclusión, molestos por el hecho de que la gente non entendiera sus sutiles alusiones al paso del tiempo y al spleen vital que, fatalmente, nos afecta a todos, los publicistas decidieron dejar de lado a Truffaut e inspirarse en otros grandes monumentos del cine, como, por ejemplo, SAW y su dulce, dulce terror. Qué mejor forma de prevenir el SIDA que convencer al público de que el sexo y la lujuria llevan directamente al Segundo Círculo del Infierno?

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo El Mundo Tal Como Va

El día que el incesto salvó la democracia

La genética es como un martini con vodka. Si lo mezclas, James Bond se lo bebe con ese aire de suficiencia británica que tanto nos gusta y, a continuación, se liga a la chica Bond y salva el mundo. Pero si te limitas a agitarlo, James Bond pierde sus superpoderes (como el de esquivar balas y tener munición ilimitada) y acaba despedazado en una piscina llena de tiburones.


Una típica secuencia de ADN

El incesto es algo así como una piscina llena de tiburones. Si te caes, es mejor que sepas nadar muy rápido. Antes de que esta metáfora pierda completamente su sentido, vayamos al grano. Hay que ir con cuidado con el tema del incesto, porque además de ser un buen motivo para acabar en la hoguera, la monotonía reproductiva y la cosanguinidad suele acarrear problemas de todo tipo.

Un buen ejemplo de ello es Carlos II, alias el Hechizado, probablemente el mayor eufemismo jamás utilizado desde que se acuñó la expresión “evangelización de América”. Según Wikipedia, esa inmensa fuente de sabiduría, Carlos tenía “escaso vigor mental”, que es otro eufemismo para decir que Carlos se comía sus reales mocos.

Carlos era hijo de Felipe IV y de Mariana de Austria, hija de María Ana de Austria, que, además de ser conocida por su originalidad a la hora de escoger nombres, era la hermana de Felipe IV. Exacto, con dos cojones, Felipe IV se casó (y todo indica que “consumó”) con su sobrina, quien debía padecer complejo de Electra de segundo grado. Y no fue un caso aislado. La incestuosa política matrimonial de los Austrias convirtió la dinastía iniciada por Carlos I – un gigante en armadura que acabaría creando las bases del imperio español – en esto:


¡Viene por ti!

Cabe recordar que los pintores de la época tenían tendencia a “embellecer” a sus clientes, para no tener problemas con la monarquía – en esa época bendita, las injurias a la corona se castigaban con un cóctel de tortura y ejecución pública, con guarnición de destierro para toda la família (iban en serio, no como ahora). Decirle al rey, a la cara, que era más feo que una hiena con elefantiasis requería unos huevos de acero y mucho temple, cosa que muy pocos poseen. El pintor de este cuadro, que era uno de esos muchos cobardes, hizo cuantiosos esfuerzos para disimular el hecho que su cliente era trol, hasta que se quedó sin margen de embellecimiento (ese punto en el que el retratado ya no parece al retrato, por mucha imaginación que uno le ponga). A pesar de todo, Carlos II se sigue pareciendo más a un engendro de Cthulhu que a un ser humano, por lo que no queremos ni pensar como sería en la vida real.


Probablemente

Los Austrias son un caso extremo, pero las dinastías reales ya estaban condenadas a mediados del siglo XVIII, porque pasaron seis o siete siglos reproduciendose entre ellas. Y claro, familias reales o de la alta nobleza tampoco hay tantas. Resultado práctico: el porcentaje de incapacitados psíquicos y físicos entre la realeza era inmensamente mayor que entre el resto de la población, a pesar de que nos gusta recordar esos tiempos por sus jorobados, sus leprosos y sus locos de feria (gracias Monty Python).

Además de las relaciones incestuosas y la consanguinidad, la monarquía generalmente también viene con mandato vitalicio, y eso puede llegar a ser un problema. Imaginaos a Belén Esteban como presidenta del gobierno. Durante 40 años. En una época en la que una sequía o una hambruna mataban a la gente por millares. Y en la que los estados estaban constantemente en guerra unos contra otros. Y sin disponer de contrapoderes políticos para limitar los daños colaterales. Pues nos sale algo parecido a la crisis actual, pero cien veces peor, sin ayudas del paro, en guerra contra el vecino – y posiblemente con una guerra civil de por medio – y grandes epidemias de peste negra y viruela matando a centenares de miles de personas. Y lo peor es que Mariano Rajoy no hubiese estado ahí para salvarnos, porque la monarquía absoluta también implica partido único. Total, que en medio de tal distopía, en algún momento la gente se acaba hartando de ser gobernada por pobres imbéciles incapaces de escribir su nombre. Acto seguido, como quien no quiere la cosa, piden la república – y, en ciertas culturas más hardcore, la cabeza del pobre imbécil en cuestión (estamos hablando de ti, Francia).

Incluso hoy, las dinastías están destinadas al fracaso. El rey y la reina del Pop, Madonna y Michael Jackson (D.E.P.), siendo ellos mismos criaturas del abismo, engendraron a la princesa del Pop, alias Britney Spears, una superestrella internacional que un buen día decidió raparse la cabeza “porque eso es lo que quiere el público, ¿verdad?”. Con ello, se acaba degradando todavía más si cabe la estirpe real (por lo menos, en lo que a ventas de discos se refiere). En un claro intento de revertir la tendencia, los herederos actuales han emprendido una campaña de reconquista genética para redorar el blasón de la realeza. En otras palabras, eugénesis positiva. Echad un vistazo a las últimas “seleccionadas”.

No hace falta que digáis nada, sencillamente inmundas y estúpidas. Pero gracias a ellas, la segunda en la línea sucesoria española es una niña rubia de ojos azules, que, de no estar obligada a respetar la tradición (esto es, nombres estúpidos para la realeza), podría llamarse perfectamente Marjorine y vivir en alguna perturbada utopía nacional-socialista. Así pues, la monarquía depende de esta tendencia. A nadie le gusta que su jefe de Estado sea un idiota babeante con cargo vitalicio. Pero, por alguna razón – que no logramos entender –, si la reina es una rubia cañón y además tiene estudios, no pasa nada.


Eugénesis, construyendo un futuro mejor desde 1942

Esperemos que se consoliden los gobiernos del pueblo antes de que vuelvan a mandar los übermenschen del mañana. En definitiva, práctica del incesto es garantía de democracia representativa y de república. Ahí lo dejo.

Deja un comentario

Archivado bajo El Mundo Tal Como Va

¿Quién es Muamar el Gadafi?

La de Gadafi es una historia de auto-superación, en la salud y en la enfermedad, sobretodo en la enfermedad (y la muerte por bomba). El joven Muamar nació en una familia de beduinos, que, según nuestro experto, significa “gitanos” en árabe. Lógicamente, sus únicas posesiones consistían en dos camellos, una jaima, un par de teteras e ingentes cantidades de arena, que, debemos suponer, constituían su fuente primaria de alimentación.

Como era de esperar, a Muamar no acababa de agradarle aquella situación, así que hizo lo que haría cualquier futuro dictador africano devora niños: se unió al ejército y planeó un golpe de Estado para vivir de los impuestos y del dulce terror el resto de su vida, algo que, por otra parte, haríamos todos si nuestra infancia se redujera a construir castillos de arena y recoger heces de camello para venderlas como único medio de subsistencia.

A efectos de calificación profesional y de currículum, en la noble profesión de dictador sanguinario, es muy importante estar loco. Un científico chiflado respetuoso de los procedimientos médicos no es un científico chiflado, sino un dentista. Lo mismo ocurre con los dictadores sanguinarios: si no están en fase de locura terminal, sólo son políticos del PP. Por suerte, Gadafi está como una puta cabra, como un Gollum bajo los efectos del crack. Aunque nadie le ha visto hablarle a un pozo de petróleo, llamándolo “mi tessssoro”, en el Armario de César Borgia asumimos que así es. El Líder y Guía de la Gran Revolución del 1 de Septiembre de la Gran Jamahiriya Árabe Libia Popular y Socialista (su nombre oficial) tiene sentido teatral. O puede que sea un megalómano de inconmensurables proporciones, no lo sabemos, dejamos que el lector opine. Para más indicaciones, resulta que el hombre vive en una tienda, se desplaza con un séquito de 400 hombres armados y viste como King Africa. No sabemos quién copió a quién. Puede que su apoyo al terrorismo y al panafricanismo fuera inspirado por la canción “Bomba”, o puede que King Africa lleve años haciendo apología de un régimen autoritario sin que nadie se dé cuenta. Es un misterio, pero algo huele muy mal en todo esto.

Por si no fuera poco, Gadafi ha hecho posible aquello que todo adolescente de 14 años adicto a los juegos de rol creía ser sólo un bonito sueño: ha creado un cuerpo de guardaespaldas llamado “Guardia Amazona”, compuesto exlcusivamente por mujeres “vírgenes” seleccionadas por él mismo y entrenadas en artes marciales y combate en una base secreta. Si vuestro sueño húmedo es poseer la versión erótica de “Salvar al soldado Ryan” (no podemos imaginarnos el porqué, pero vosotros sabréis), pasaos por las fiestas privadas del Líder con una videocámara. Puede que os pillen y paséis el resto de vuestras a partir de entonces patéticamente cortas vivas suplicando que os maten, pero, desde nuestro humilde punto de vista, podría valer la pena.

Además de su guardia de guerreras, Gadafi siempre va acompañado de su enfermera, una ukraniana llamada Galyna Kolotnytska, un nombre que da miedo (pero todos los nombres rusos dan miedo, es un hecho científico). No hemos encontrado fotos de ella, por lo que no sabemos si se trata de una rubia explosiva con acento ruso embutida en un traje de cuero negro (y, muy posiblemente, un parche en el ojo y un lunar) o una matrona eslava con cara de pocos amigos y pasión por el gulash y masticar huesos. Pero, ante tantas pruebas esclarecedoras, hemos llegado a la conclusión de que Gadafi es el amo de SPECTRE y que lo único que impide que el mundo caiga en sus manos es Bond, James Bond. Por desgracia, Sean Connery se ha retirado y Daniel Craig está muy ocupado haciendo prequelas malas y cargándose la licencia, así que el mundo tendrá que esperar. Pero de repente no importa, porque puede que se lo carguen sus propios esclavos ciudadanos, por hartazgo generalizado ante tanta tontería. Desde aquí, todo nuestro cariño.  Hacedle un “Mussolini”.

Deja un comentario

Archivado bajo El Mundo Tal Como Va

Aviso a los consumidores: puede que estén alimentando la industria de guerra nazi

El otro día una amiga compró un paquete de aspirinas de marca Bayer y me dio la idea para este artículo. Me dan cierta grima los productos de Bayer. Y los de ciertas empresas alemanas que hoy en día fabrican electrodomésticos o coches de lujo. Son grupos malvados. Realmente malvados.

Bayer

Empecemos con nuestro campeón. Bayer es una empresa farmacéutica líder en el mercado, creadora de la ya famosa aspirina y de la aún más famosa heroína, inicialmente vendida como medicamento que, según el folleto, alentaba los actos heroicos. Luego resultó que también te convertía en zombi, y como los zombis no cumplían con los estándares de perfección nazi, y se retiró del mercado. Pero esa no es, ni de lejos, la razón por la cual Bayer figura en ésta lista (a pesar de que, teniendo en cuenta la de vidas que ha desruído con su mierda a lo largo de la historia, podria perfectamente serlo).

Veréis, Bayer también inventó un producto un tanto más polémico, llamado Zyklon B, el gas con el que el Tercer Reich eliminó toda presencia judía dentro de su espacio vital. Los de Bayer no sólo te curan los dolores de cabeza: si se lo pides por favor también asesinan a 6 o 7 millones de personas. Originalmente, el gas era un insecticida, pero algún contable un poco ido de la puta olla descubrió que si cambiaban la etiqueta y lo usaban para matar judíos, se vendía en mayor cantidad. No os espantéis, hay más.

Ciertas farmacéuticas experimentaban con chimpancés, pero a Bayer debió parecerle moralmente reprobable (es que son tan monos…).Así que la diabólica empresa esponsorizó al Doctor Mengele, alias Doktor Muerte, para que experimentara con judíos sujetos humanos e investigara posibles aplicaciones en importantes campos de la medicina, como el de torturar la gente hasta la muerte. Joder.

IBM

Vale, no es exactamente una empresa alemana. Pero teniendo en cuenta que en los 80 se especulaba con que IBM dominaría el mundo a través de sus ordenadores, la compañía tiene indudablemente un fondo malvado. No podía esperarse otra cosa de la predecesora de Microsoft y Google en su afán de controlar nuestras vidas.

IBM tenía una filial alemana. El mundo de los negocios de los años 30 podría ser generosamente calificado de moralmente ambiguo. Algunos de los hombres más ricos de aquellos benditos tiempos, como Rockefeller y Ford, se la tenían jurada a los judíos, latinos, negros, homosexuales y a algunos sub-grupos de orcos y trolls. Por supuesto, no les molestó en absoluto financiar proyectos de mejoramiento racial, en parte porque estaba de moda y porque el dinero convierte a la gente de malas personas. IBM estaba entre ese selecto grupito de empresas estrangeras que gustaban de lamer el culo a Hitler.

En esa época, IBM era especialmente conocida como gestora de bases de datos, que funcionaban con un sistema de tarjetas perforadas que reproducían códigos suficientemente complejos como para seguir el rastro de una gran cantidad de información útil: datos financieros, historiales médicos, judíos…ya véis por dónde van los tiros. IBM “cedió” sus bases de datos a los nazis, que obtuvieron imediatamente una lista con los nombres de los afortunados ganadores del viaje a Polonia. Como la lista de Schindler, pero mucho más larga y en versión binaria. Gracias IBM.

Siemens

Otra empresa mundialmente conocida es Siemens, por sus lavadoras, su electrónica y el AVE Barcelona-Madrid (si el retraso de las obras os pareció indignante, leed lo que viene a continuación). En los años 40, Siemens también fabricaba vagones de tren, pero no tenían ruedas ni ventanas, no se movían y eran de cemento. Y tenías que ser judío para subirte. Y en vez de aire acondicionado, dispensaban gas letal.

Además de fabricar cámaras de gas de serie para sus amos nazis, la gente de Siemens también era responsable de las comunicaciones alemanas, de sus líneas de ferrocarril, de buena parte de sus infraestructuras, fábricas y, básicamente, todo lo que fuera vital para el esfuerzo de guerra. Y cómo el precio de la tierra estaba por las nubes, deslocalizaron sus negocios a Europa del este, concretamente a los bucólicos pueblecitos de Auscwitz y Treblinka.Y en vez de empleados asalariados, usaron esclavos voluntarios de los países conquistados.

Pero esperad, porque lo más fuerte viene ahora: hace unos pocos años, Siemens intentó patentar el nombre “Zyklon” para usarlo en el marco de una campaña de marketing para una serie de productos…incluyendo hornos de gas.

Hay más, como por ejemplo los uniformes de la SS, diseñados por Hugo Boss, o las entrañables primeras versiones de la Volkswagen Beattle, fabricadas por trabajadores forzados en alguna oscura factoría de Stuttgart, Alemania. Pero lo vamos a dejar aquí, os dejo, necesito urgentemente un abrazo y un poco de cariño.

Deja un comentario

Archivado bajo El Mundo Tal Como Va