Archivo de la categoría: El Desierto Cultural

Why He-Who-Must-Not-Be-Named sucks terribly at the Art of War

You may already know for a fact that Harry Potter is just useless. For starters, despite having a lightning-shaped face scar that totally allows him to root for a cool nickname, like “Scarface”, he went for “Chosen One”, which makes him sound more like Keanu Reeves minus the kung fu awesomeness, rather than the well-mannered, children-friendly version of notorious mass murderer Tony Montana. Then, he somehow manages to go through several thousand pages without actually doing anything, other than letting Dumbledore mind-rape him with ridiculously intricate riddles. An even then, it’s usually up to that annoying little girl to figure out the solution to almost everything.

At some point, we all wished HER parents were to ones to be atrociously murdered.

However, the ultimate proof of Harry’s pointlessness lies in the fact that, whatever his actions, Voldemort’s plan of world domination was doomed from the start. Taking on the wizard society was only his first step. What he really wanted was to bring muggles into submission, because he’s obviously jealous about us having perfect, gorgeous noses to constantly brag about, while he’s an albino face-challenged freak. Problem is he may not have planned the whole war thing as carefully as he should have.

After all, wizards are clearly the ones hiding from the muggles, not the other way around. One doesn’t hide behind a complex wall of spells and enchantments for absolutely no reason. You might as well have an excellent justification for acting like a fucked up near-autistic war veteran that just decided to live where real world cannot reach him. Now, in the case of shell-shocked Iraq vets it’s usually because of all the killing and murdering and dying they went through before being mercifully torn to shreds by a hand grenade and eventually put on a wheel-chair for the rest of their drug-ridden lives. In the case of wizard society, it probably has something to do with muggles’ notorious ancient hobbies involving the use of medieval amounts of violence on normal, god-fearing people just to prove a retarded point.  Like, you know, witch hunting.

“Take her to the lake! If she drowns, she’s probably just fine. Or not…whatever.”

Of course, these were people that believed that a double-sided battle axe was a classy weapon for educated gentlemen and for whom burning people at the stake was a legit, godly variety of public lighting. You would think we have largely improved our relation to sanity since those days. However, you would be wrong. While modern means of psychological torture are probably more sophisticated than old-timey Spanish Inquisition craziness, it doesn’t mean they won’t put to shame that lame Cruciatus spell, because they totally will. So you better give us your best shot, Dark Lord.

What’s it gonna be? Avada Kedavra killing curse? We have assault rifles that do not require seven years of Hogwarts training in order to be used properly, thank you. Hell, your everyday uzi-wielding ghetto kid raised on video games and hardcore porn is probably more deadly (and insane) than the average death eater.  What about that magical map Harry takes everywhere with him capable of displaying the real time locations of anyone in the vicinity? There is absolutely no way we’d come near that, right?

MADNESS!

At this point, before completely blowing up his cover, thus revealing himself to the eyes of millions of technologically advanced magic haters, Voldemort should consider gathering some information about them. You know, just in case that precious knowledge put together by the Ministry’s Muggle Studies Department on coffee machines and electrical plugs doesn’t provide wizards with the proper understanding and capabilities to shot military satellites out of the sky.We’re guessing it won’t.

Though they could always try to point their wands at the sky and yell “Actio satellite!”, and see how that works.

Because nothing says “success” like several million tons of fiery space junk falling down on your exact location.

Seriously considering his options, the Dark Lord thoroughly prepared himself and humbly asked for military advice on muggle warfare and submission tactics…wait, scratch that, he didn’t. Instead he just closed the Muggle Studies Department because fuck muggle studies. Then, he hunted down an executed all the experts on that very field, therefore eliminating the only available source of intelligence on the enemy. It’s as if Reagan had the entire CIA shut down and then had proceeded to the disclosure of the names and locations of all cover agents working for the US at the time. And then, just for the sake of it, he would have ruined Chuck Norris’ propaganda acting career and asked Her Majesty the Queen to give James Bond a desk job. But he didn’t. Instead, he launched the Star Wars Program and wrestled the USSR to death, because despite of being the closest thing mankind had to Voldemort he still was Ronald fucking Regan, not some retarded emo wizard with a Freudian obsession for wands and young boys.

Although he did try to trash gender studies, so we’ll give him that.

The whole thing has probably something to do with Voldemort just not giving a living fuck about strategy or Sun Tzu, on the grounds of Sun Tzu being a Chinese legendarily badass supermuggle, but a muggle nonetheless. Apparently, in Wizarding World “know your enemy” isn’t even a thing. And neither is common sense, which is a real shame.

It may be annoying and a filthy mudblood, but common sense is also kinda hot.

Voldemort calls for a holy war against the muggles basically by yelling “I AM A WIZARD, FEAR ME” and not even making an educated guess on his enemy’s capabilities. In other words, he’s giving the finger to the main rules of warfare and sanity, while risking to trigger a massive witch hunt that could lead to the utter slaughter of his people in some creepy underground scientific facility.

And while we can accept the fact he’s actually supposed to behave like a murderfaced asshole, we can’t help to notice he’s also supposed to be a highly gifted evil mastermind. But turns out he’s just a regular bully that eventually got defeated because seventeen years ago he was too lazy to put his damn wand aside and kill baby Potter the old fashioned way: by grabbing him by his cute, tiny feet and smashing his head against the wall. Why? Because that’s a muggle thing, that’s why.

Deja un comentario

Archivado bajo El Desierto Cultural

El Sistema Político en Harry Potter (4)

Harry Potter y la falocracia igualitaria (no publicado)

El tema del sexo se pasa bastante por alto. Y, cuando lo piensas más detenidamente, es muy posible que los niños magos se crean a través de la alquimia, los ingredientes justos y algún hechizo, como los pitufos. Pero la auténtica razón es otra : se supone que Harry Potter, en el último año de Hogwarts, solo tiene diecisiete años, mientras que su novia tiene unos quince, y ningún productor quería escenas de sexo entre menores en una película para niños.

Y sin embargo, es perfectamente posible analizar el mundo de los magos en clave sexual y freudiana (Freud todo lo puede), y ello nos hace darnos cuenta que, por muy igualitaria que parezca, la sociedad es totalmente falócrata. Empecemos por el principio.

El poder de los magos se deriva, esencialmente, de un objeto: la varita mágica. Es un elemento de suma importancia, hasta el punto de que no suelen ser intercambiables. Cada uno tiene la suya, y no funciona con la misma eficacia si cambia de manos. Es más, el algunos casos puede resultar peligroso. La varita mágica se considera pues una extensión del propio cuerpo, un órgano más, del cual se deriva toda la fuerza del portador. En los libros, un mago resulta vencido cuando pierde su varita, siéndole arrancada de las manos por su adversario. “Expeliarmus” es el conjuro castrador por excelencia, el equivalente Harry Potter de una patada en las partes.  Si la varita no es un símbolo fálico, que baje Dios y lo vea.

Un mago sin varita no sirve básicamente para nada, es un ser impotente. Ronald Weasley rompe la suya varias veces durante las películas, lo que le impide ejecutar hasta los conjuros más sencillos. Un mago incapaz de ejercitar correctamente la magia es un ser mermado, psicológica y físicamente incapacitado para ejercer cualquier forma de poder, así como de seducción sobre el otro sexo. Es la razón por la cual Ron es un enclenque inútil en una relación asimétrica en la que Hermione lleva claramente el pantalón, por decirlo de alguna manera.

El universo de Harry Potter está lleno de símbolos fálicos. La varita es sólo el más evidente de ellos, pero hay muchísimos más. Como por ejemplo la escoba: Harry Potter describe el vuelo con la escoba como su momento feliz. Su momento feliz, es un palo entre las piernas agarrado con las dos manos, una clara metàfora de la masturbación. También está la espada de Gryffindor, único objeto capaz de destruir las Horocruces. ¿Único objeto? ¡No! Hay otro, concretamente el colmillo de un basilisco, alargado, puntiagudo y portador del poder de la mascota del bueno de Salazar Slytherin.

La mascota de Slytherin es un basilisco. La de Voldemort una serpiente: hay una constante. En algunos países, “serpiente” también significa “pene” (concretamente, en Brasil, probablemente en otras partes, quién sabe). La obsesión de la Casa de Slytherin con estos animales no se debe a su naturaleza malvada, a diferencia de lo que sugiere una interpretación judeocristiana del libro. Se debe a que Slytherin es, tal y como hemos dicho con anterioridad, la Casa de los poderosos. Y como sería redundante que el símbolo de una Casa demagos fuera un varita, se conformaron con la serpiente. Incluso dejaron a un reptil gigante deambulando por Hogwarts. Hogwarts es una escuela de magos que todavía no saben usar su magia: pre-púberes y vírgenes. El basilisco es el falo de Salazar Slytherin, cuya finalidad es violar el castillo virgen en un acto de violencia sexual sin precedentes, que es una forma de expresión de su poder.

Sin embargo, a diferencia del fundador de Slytherin, Voldemort es un castrado. Dejando de lado que inicialmente es incapaz de usar una varita (porque, ya sabéis, no tiene cuerpo), en su forma final no dispone de nariz. ¿Y qué? me diréis. Pues bien, antes de la popularización del beso griego (esto es, el beso de toda la vida), la gente se daba el beso egipcio, frotándose la nariz. Antropológicamente hablando, la nariz es parte de los atributos sexuales del ser humano, y una de las partes del cuerpo con la solemos estar más descontentos y más acomplejados. Tocarle la nariz a un desconocido puede resultar tan invasivo como meterle la mano en la entrepierna. Nos jode mucho (y a los perros también). Y Voldemort no tiene. En el fondo, su búsqueda del poder es obsesiva porque está motivada por una sed de poder desmesurada a raíz de su castración.

Por último, cabe resaltar que ninguno de los personajes claves o poderosos del libro es mujer. Hermione, como ya decíamos, lleva el pantalón. La única profesora de notable influencia, McGonagall, siempre va ataviada con un inmenso sombrero de punta en la cabeza, que no es sino su falo, su símbolo de poder, lo que la convierte en un hombre. Todos los demás personajes centrales son hombres. Hay una razón para ello. Toda la historia de Harry Potter no es sino una desesperada búsqueda de la figura paterna por parte del protagonista. Desesperada porque nunca llega a encontrarla: Remus Lupin resulta ser un hombre lobo, lo que le convierte en un potencial rival sexual para hacerse con el liderazgo de la manada, más que en un padre. Luego está Sírius, pero muere prematuramente en un duelo de penes…perdón, de varitas, con Bellatrix Lestrange. Dumbledore se aparece constantemente, pero nunca está realmente ahí. Harry se debate constantemente entre la necesidad de sentirse cercano a él y la necesidad imperiosa de matarle (metafóricamente). La ausencia del padre implica que Harry es incapaz de identificarse con una figura paterna determinada y sufre, por ello, de un miedo inmenso a la castración, que es lo que motiva su búsqueda y la intriga de los siete libros. Pues nada, ya lo sabeís. Harry también es un personaje castrado por la ausencia del padre, pero, a diferencia de Voldemort, no centra su búsqueda en superar su castración a través de la acumulación de poder, sino que pretende encontrar al vehículo de su significante fálico.

Así que no, en el mundo de los magos no hay igualdad de género, es una falocracia igualitaria: todo el mundo puede ostentar poder, pero sólo porque todos tienen varita. Falocracia igualitaria, pero también autoritaria (y por lo tanto, totalitaria). Recordad: ¿Quién decide entre que Casas se reparten los niños? Un sombrero-pene.

Deja un comentario

Archivado bajo El Desierto Cultural

La Divina Tragedia

A nosotros, los grandes hombres, nos atrae el peligro. El peligro, en el fondo, es secretamente bello y atractivo para quien sabe apreciar la gloria y la fortuna que se derivan de la audacia de aquel, o aquellos, que deciden abofetear rudamente a sus temores y así convertirse en leyenda. No es que aspire a ser leyenda, porque la verdad es que no deseo alcanzar la fama, que acabaría destruyéndome y dejándome tirado en una cuneta de la carretera de Torremolinos, temblando bajo los efectos de la sobredosis inducida por un curioso cóctel de leche, miel y heroína. Sin embargo, me conformo con disponer del apoyo providencial de la diosa Fortuna. El cómo proceder, he aquí un auténtico arte. Como diría Maquiavelo, “es mejor ser impetuoso que circunspecto, porque la Fortuna es mujer y, si se quiere dominarla, hay que maltratarla y tenerla a freno. La experiencia enseña que se deja vencer por quienes proceden fríamente; pero, como mujer que es, gusta de los jóvenes, que tienen menos miramientos, son más brutales y la someten con más audacia”.


Maquiavelo, justificando la violencia de género desde 1513

Así pues, este fin de semana, me hallaba aburrido, tirado en la cama y en plena sesión de “buscar imperfecciones y manchas en la pintura del techo de la habitación”. Cuando ya había imaginado toda una historia en la que la mancha con forma de cacahuete se enamoraba de la fisura en el rincón (a pesar de la firme oposición de su padre, el grumo blanco un poco más a la izquierda), algo me sacó de mis sueños despiertos: me levanté, eché una mirada melancólica por la ventana que da al precioso patio interior de mi edificio y algo en mi interior susurró: “Deberías hacer algo estúpidamente peligroso y audaz, mi tesoro”. Felicitándome por mi buena relación con sea lo que sea que llevo dentro de mí y que lucha constantemente por salir, me fui a la cocina, ingerí una cantidad inusual de agua con azúcar tan rápidamente como pude  y, a continuación, rozando la hiperglicemia y decidido a seguir a mi musa hasta las mismísimas puertas del Infierno, inicié una maratón de Twilight. Nunca un supuesto acto de virilidad y desprecio por el peligro estuvo tan cerca de lo sexualmente ambiguo.


Chúpate esa, Fortuna.

Ahí estaba yo, sólo ante la entrada al Inframundo, desconocedor, cual Dante, de las terribles experiencias que me aguardaban. La verdad es mucho más terrorífica de lo que nuestras débiles mentes humanas puedan imaginar, pues por oscuros que sean los presagios contenidos en los tráileres cinematográficos, apenas pude hallar una medida de comparación con la abominable realidad de aquel mundo en el que los ángeles caídos y las almas de los condenados no eran sino meros antipasti de lo me iba a encontrar. Cuando le conté a Caronte, el balsero, el sombrío propósito de mi visita, me rogó que, por favor, no le hiciera daño, que me dejaría pasar. Sorprendido por no haber tenido que vender mi alma o morir para atravesar el Estigia (me aseguran que es el procedimiento habitual), surcamos las infernales aguas del río hasta llegar a un pequeño embarcadero mohoso. Ahí me esperaba mi guía auto designado, el buen Virgilio.


El Infierno es como este artículo: está lleno de italianos

A pesar de mis muchas e interesantes preguntas sobre la poesía clásica bajo el Imperio Romano y a pesar de haberle dedicado a Dante versos y más versos en su discurso de bienvenida, en mi caso Virgilio fue directo al grano:

“¿A que venís, mi señor, si este humilde poeta puede saber? ¿También vos venís en busca del amor que os robó la daga de vuestro enemigo, como vuestro predecesor?”

“No, que va. Escucha, soy un bloguero con mucho tiempo libre, ¿cómo voy a tener churri? No, no, nada de eso, vengo a por el Secreto de Twilight.”

“El…Secreto. En verdad, vuestra búsqueda es desesperada y peligrosa. Muchas almas malditas yacen en la resbaladiza senda por la que transitáis. Un paso en falso y caeréis. Condenación o salvación, ya no tenéis alternativa. Permitid que os guíe, mi señor.”

“Okey, pero yo sólo quiero escribir un artículo para que la gente se ría, tanto conmigo como de mí. Tengo un blog de humor, ¿sabes?”

“Ah, recorréis el camino de la ilustración entonces. Noble tarea la de llevar el conocimiento a nuestros semejantes.”

“Err…si, eso, ilustración y conocimiento. ¿Vamos V? ¿Te puedo llamar V?”

“Prefiero Virgilio, si no os importa.”

“Virgilio está bien, supongo.”

V y yo nos pusimos en marcha y, pasados los estrechos corredores del merchandising, llegamos a las desconsoladas Llanuras del Llanto, el Primer Círculo y mi primera prueba para descubrir cuál era aquel terrible Secreto. V alzó sus dedos descarnados e indicó, a lo lejos, un grupo de criaturas deformes, con jorobas tan exageradamente fáciles de poner en evidencia en algún programa de telebasura que explote los problemas de la gente que no pude contener una risita piadosa. Luego me fijé más detenidamente en aquellos seres inmundos, que el cielo no había querido y que ahora el infierno condenaba a merodear en la nada. Eran niñas. Unas pocas de unos once o doce años, la mayoría sin embargo excedían los quince, con facilidad. Algunas ya eran mujeres. Incluso vi algunos chicos, perdidos en la inmensidad. Aquellos seres todavía llevaban rastros de absurdo maquillaje blanco, que habían aplicado en sus caras para blanquear su tez, dientes de vampiro falsos sádicamente clavados en las encías, así como signos evidentes de decadencia emo. V debió percibir como posaba mi apesadumbrada mirada en aquellas patéticas criaturas, que luchaban por lo que debía de ser un trapo sucio, un póster medio roto y una carta de amor andrajosa. Reposó su horriblemente cadavérica mano sobre mi hombro derecho, en un intento de establecer un vínculo guía condenado-bloguero.

“Por favor, ô espíritu infernal, no me toques.”

“Los Infiernos son injustos, mi señor, y a menudo son aquellas almas más débiles e inocentes las que sufren los peores castigos. Groupies, fans de Twilight, incondicionales de la moda del vampiro. Aquí permanecen, atrapadas en su eterna adoración por aquello que no debe ser nombrado.”

“Ya, lo sé, que palo. Pero por favor, ¿podrías quitarme la mano del hombro? Estás frío y hueles a muerto.”

Twilight es una especie de catalizador en el que se cristaliza la flor y nata de la tontería humana. Encontré de todo: góticas ajadas, emo-girls, madres de familia neuróticas, antiguos fans de Jonas Brothers y Miley Cyrus – y posiblemente todos aquellos que vieron Cruel Intentions y pensaron que era buena. Es una comunidad abierta a todos, a condición de dejar el cerebro bien guardadito en el vestuario de forma permanente, porque pesa demasiado y, de todas formas, no lo van a necesitar cuando pasen por el proceso de adoctrinamiento. Tras garabatear unas notas en mi cuaderno de apuntes, las criaturas se me acercaron, arrastrándose lastimosamente por el suelo, babeando, con la cara trastornada por la locura y la desnutrición – sólo beben leche, porque Edward está en contra de la sangre. Me ofrecieron la posibilidad de unirme a ellas y de adorar a Robert Pattinson en todo su marmóreo esplendor. Rechacé la oferta educadamente, pateando un par de cráneos y gritando cortésmente que, por favor, se alejaran de mí.


Pero no importa cuántas mates, siguen apareciendo más y más.

Para ellas, y me di cuenta durante mis viajes, Twilight es, a diferencia de lo que sugiere el título de la serie, la iluminación, la opera prima que regirá sus vidas, “el mejor libro de todos los tiempos, oh dios mío” y por lo tanto “la mejor película de mi vida, sí, sí, te lo juro por los pectorales de Jacob tía”. Por desgracia, no parece que lean nada más o vean otras películas, de lo contrario sabrían que un licántropo no es una bebida y reconocerían el nombre de Jonathan Harker – y no, no es un antiguo miembro de los Back Street Boys. Me apiadé pues de sus almas y les di mi bendición antes de proseguir mi camino junto a V, que remugaba en latín no sé qué de una vida pasada en la que no olía a cadáver.

Salimos al cabo de unas horas de las Llanuras del Llanto, y nos adentramos en el Segundo Círculo o, como lo llamó mi guía, el Templo de la Leche Vampírica. Era un gigantesco edificio rococó, decorado con sumo mal gusto, al estilo de algún fantasioso castillo de manga japonés para niñas. Pude notar la pretensión vampírica de aquel lugar, en las sedosas telas que colgaban de sus muros o en lo que debía ser un estanque lleno de sangre. Digo “debía ser” porque no estaba lleno de sangre, sino que rebosaba de otro líquido. Concretamente, leche.

“Virgilio, esto no tiene sentido.”

“Pocas cosas tienen sentido en el Infierno, mi señor, por eso lo llamamos Infierno.”

“Tu lógica es aplastante. Puedes tocarme el hombro durante tres segundos, te lo mereces.”

“Gracias, mi señor.”

Mientras V saciaba sus necesidades afectivas con mi hombro – a nivel de lo estrictamente profesional – continué caminando a lo largo de aquel lácteo estanque, observándolo con asombro y preguntándome que ser demente sería capaz de construir algo así. Y luego se apareció ante mí. La Bestia de Cuatro Cabezas. Había oído hablar de ella, aunque sólo en los últimos instantes de delirio de aquellos pobres diablos moribundos, que habían cometido la insensatez de ver las  películas de Twilight seguidas sin ser yo y sin disponer de mis admirables recursos humorísticos para superar sus propias pesadillas. Las cabezas de los cuatro directores me miraron, intrigadas por mi aparente salud mental. En el país de los dementes, el bloguero es rey.

“Hola, me llamo César Borgia, no el de verdad, sólo es un apodo para que mis lectores no me persigan pidiendo mi cabeza o un autógrafo. Estoy escribiendo un artículo sobre todo…esto. ¿Le importaría ser tan amable de contestar a unas preguntas?”

“Por supuesto que no, os lo ruego.”

“Bonito estanque.”

“¡Ja! ¿Verdad? Lo construimos para el Amo, es su bañera vampírica.”

“Tenía entendido que los vampiros se bañaban en sangre. Tendré que consultar mis fuentes, obviamente, pero diría que Bram Stoker y Anne Rice fueron muy claros al respecto.”

“Bueno, sí, pero tenían su público. Principalmente adolescentes marginados con ansias de vivir en un limbo vital desde el que poder abrazar su oscuridad interior…pero eso no es un comportamiento vampírico.”

“¿Le importaría definir lo que, a su parecer, es un comportamiento vampírico digno?”

“Faltaría más. Un vampiro digno respeta la vida, vive de día, va a clase y lo hace todo como los humanos. No bebe sangre, porque eso iría en contra de las enseñanzas de nuestro señor Jesucristo. Si le da el sol, no arde como una antorcha, sino que brilla un poquito y su piel suelta purpurina. A veces mueren, pero cuando ocurre no explotan en pedazos, ni pierden sus miembros en un festival de entrañas y efectos gore. No, nada de eso, un buen vampiro se convierte en piedra.”

“¿Por qué tengo la impresión de que su universo “original” es una copia integral de Vampiro La Mascarada, pero sin el genial factor urban punk, la sangre, la violencia y toneladas y toneladas de sexo, tanto implícito y explícito?”

“No diga sandeces, eso no le gusta nadie. ¿Violencia? ¿Crueldad? Los vampiros son samaritanos, fueron creados como modelo de virtud. El sexo y la violencia destruirían su razón de ser.”


“Y tras compartir algodón de azúcar en la feria, iremos a cenar a casa de tus padres.”


“Pero es que esa es su razón de ser. Sus vampiros no son más que monaguillos con supervelocidad y una aparente incapacidad para usar armas. Ni tan siquiera tienen los dientes característicos de su estirpe. ¿No opina que es un poco frustrante?”

“Vale, un poco. Pero teníamos que respetar el contrato.”

“Y ahora están atrapados aquí. Fusionados en un solo cuerpo, hablando los cuatro a la vez y rodeados de leche. Está claro que han salido ganando, les felicito.”

“Vaya, muchas gracias. ¡Adiós!”

Tras comprobar que el mundo de Twilight es tan inmune al sarcasmo como a la calidad literaria, me encaminé junto a V hacia la salida de aquel lugar maldito, hasta que atravesamos los grandes portones guardados por estatuas desnudas – y debidamente censuradas. Lentamente, nos adentramos en el Tercer Círculo, y yo sentía que, poco a poco, me iba acercando a mi objetivo final. El Secreto pronto sería mío. De repente, tras superar un pequeño promontorio, nos encontramos frente a una inmensa extensión de colinas y pequeñas elevaciones de color ocre, con cielos tormentosos y anaranjados rugiendo encima de nuestras cabezas. A pesar de todo, pude sentir cierta calidez, hasta que empecé a sudar en abundancia. Y luego, notando como V se frotaba desesperadamente contra el suelo, me di cuenta de la verdad. Aquello no eran colinas, eran ondulantes pectorales. Cientos de ondulantes pectorales dispuestos al azar, sudorosos y firmes. Luchando contra la invasión de testosterona, seguí caminando. Saciado su apetito por el contacto humano, Virgilio volvió junto a mí, con la misma cara que un yonki que acaba de recibir su chute diario.

“Mi señor, para proseguir, debéis superar la Prueba del Guardián. Sólo los puros pasarán.”

“¿Los puros? Creía que esto era el Infierno.”

“Cuestión de perspectiva, mi señor.”

Al cabo de poco, el Guardián se apareció ante mí, en el medio de dos gigantescos abdominales y un tríceps. Le reconocí al instante, porque ya le había visto en un póster de la habitación de mi hermana. Era Jacob. Me miraba fijamente, clavando sus ojos en los míos, con esa expresión tan suya, entre “te voy a matar y luego violaré tu cadáver” y “me gustas, quiero estar contigo”. Superando mi miedo natural a ser despedazado por un hombre lobo – ocurre todos los días –, le devolví la mirada. Empecé a sentirme raro. Pude observar su cuerpo perfecto, sus esculturales músculos y sus poderosos hombros. Me quedé asombrado ante la pulcritud de su piel y aquel admirable pecho de movimientos sinuosos y varoniles. Entonces entendí que estaba excitado y que había caído en su armonioso embate. Dividido entre la necesidad de salir corriendo y la de seducirle para que me dijera como conseguir aquellas formas, me quedé quieto, inmovilizado por aquella mirada penetrante y haciéndome toda clase de preguntas sobre si mi orientación pro-señoras. Podría haberme quedado ahí durante horas, olvidándome atender necesidades básicas, como comer, dormir o respirar.


“Los espejos son mis peores enemigos.”

Luego me di cuenta. Para ser una serie que aborrece la tentación en todas sus formas, aquellos altos niveles de incremento hormonal no eran normales. Siendo mujer y nada sospechosa de andar por las sendas malditas de la homosexualidad, Bella no tuvo grandes problemas en resistirse a la perfección herculina de Jacob. Lo que debía significar que, aunque la elección de los actores denote la perversión disimulada en el controvertido subconsciente de los responsables (y de la autora), el aspecto físico era un elemento irrelevante para el auténtico fan, que sólo buscaba la pureza y buenas intenciones del hombre lobo, ignorando su atractivo bestial con capacidad para seducir a ambos sexos. El fan de Twilight no piensa en todo eso. Seguro que no.

Reconociendo mi sabiduría, Jacob me dejó continuar mi camino, no sin antes permitir que le tocara los abdominales, como recompensa por mi resistencia. Pero, por supuesto, olí la trampa y me negué. En vez de eso, le pedí su número de teléfono, porque nunca se sabe.

Al salir de las Colinas de los Pectorales Ondulantes, penetramos en el Cuarto Círculo, el temible Paso del Amor Pegajoso. Este bloguero ha visto muchos horrores en su vida, muchos de ellos inventados y exagerados para el beneficio de mis queridos lectores, pero sin duda ninguno estaba a la altura del Paso del Amor Pegajoso. Caminando entre grandes montañas de caramelo que supuraban miel y azúcar líquido, pude ver distintivamente varias sombras, que se escondían tras las rocas. Siempre iban de dos en dos, sin separarse, parecían…cansadas. Escuchaba sus cuchicheos, sus risitas y sus sollozos.

Algunas se abrazaban, otras discutían. Tras un árbol de regaliz, triste y caído, observé como una parejita miraba una película en un PC portátil de pequeño tamaño posado en el regazo de ambos, compartiendo auriculares y haciéndose mimos. Otras dos sombras andaban por el camino, cogidas de la mano y comentando lo mucho que se querían, para acabar tirándose de lo alto de un puente. Lógico. Había una sombra solitaria, en frente de su ordenador, jurando amor eterno a otra sombra vía Facebook y disfrutando de la distancia que les separaba. Me costaba caminar, pues mis pies se quedaban pegados al viscoso suelo. Sentí náuseas y ganas de vomitar. Virgilio me miró apenado, aunque creo que estaba triste porque en ese momento deseaba tener una relación más estrecha con mi persona, visiblemente afectado por el Amor Pegajoso que cubría aquel lugar. Pero yo sabía que debía continuar, porque una relación seria con V sería imposible. En el lugar más elevado del paso, había una pareja más grande que las otras, que parecía gobernar aquel cúmulo de despropósitos.

“Virgilio, ¿por qué aquel hombre de 109 años de edad mantiene una relación vampírico-lácteo-sexual con una adolescente de 16 años?”

“Por amor sin duda, mi señor.”

“Un poco enfermizo el nene.”

“¿Mi Señor?”

“Si tras 109 años de búsqueda activa en varios continentes no ha podido encontrar nada mejor que la hija adolescente del sheriff de un pueblo medio muerto del norte de los Estados Unidos, que ni tan sólo aspira a ir a la universidad, debería dejar de esforzarme. Quiero decir, está claro que por mi cuenta jamás encontraré el amor.”

“Mi señor, claro que no, usted mismo lo ha dicho, es bloguero.”

“¿Te estás mofando de mi desgracia, ô espíritu infernal?”

Tras tener una disputa con V sobre sus prerrogativas de guía del Infierno – que acabé ganando – , seguimos hablando del tema de Edward y Bella. Tantas preguntas me vinieron a la cabeza que uno no sabría por dónde empezar. ¿Qué demonios ve él en ella? ¿Se arriesgará Edward a ceder a sus impulsos y descuartizar a su amor cuando forniquen por vez primera? ¿Cómo reaccionará cuando Bella tenga la regla? ¿Cómo se puede casar con un hombre de 109 años que no hace nada más que darle órdenes y adoptar un tono paternalista con ella? ¿Cómo encontraron productores para cinco – CINCO –películas?

null
¿Por qué tiene la mandíbula de Robert Pattinson forma de caja de zapatos?

Tras la sesión, quedó claro que aquel sombrío destino no era para mí, sino para las hordas de fans ansiosas de volver al siglo 19 y vivir un oscuro romance a la Jane Austen, en la que algún capullo integral llamado Darcy se dedicará a dictar anquilosadas reglas para la relación, cuyo único objetivo es hacer que la mujer se sienta protegida y pueda criar hijos tranquilamente, sin tener que preocuparse de cosas tan molestas como la gestión de su libre-albedrío. Al ser inmune, pude pasar tranquilamente sin que me molestaran las sombras, y así adentrarme en el Quinto Círculo del Infierno de Twilight. Cuando la viscosidad de aquel lugar quedaba ya lejos, llegamos a la Biblioteca de la Consternación.

“Al fin, mi señor, llegamos al fondo de la cuestión…el Secreto se halla ante vos.”

“¿Ya? Creo recordar que el Dante tuvo que atravesar nueve círculos, no cinco, antes de llegar a su objetivo. Me estás engañando, poeta?”

“Dante perseguía a su amada, raptada por el demonio. Usted persigue el Secreto de Twilight. Que quiere que le diga, sólo da para cinco círculos. Y gracias.”

“Touché.”

La Biblioteca de la Consternación era un inmenso edificio. En él, se guardaban todas y cada una de las copias de los libros y DVDs de Twilight vendidos a lo largo de estos últimos años. Sólo había tres ejemplares de libros, así como un par de docenas de ejemplares de DVDs – con todas sus respectivas ediciones especiales y de coleccionista. Tantas páginas concentradas para tan poco argumento y contenido me marearon un poco. Bueno, mucho. Sentí como mis piernas no respondían, y caí pesadamente al suelo, decorado con brillantes citaciones de Edward – como por ejemplo “antes de tu llegada, Bella, mi vida era una noche sin luna”. Intenté cortarme las venas con los dientes, por puro abatimiento. Una mujer demacrada, pequeña, visiblemente afectada se acercó a mí y me ayudó a levantarme.

“Hola, soy Stephenie Meyer, encantada.”

“¡Ah! He aquí la responsable de todo esto.”

“Lo admito, pero estoy pagando el precio de mi osadía. Bienvenido al último Círculo de este Infierno. Imagino que habrá venido a por el Secreto.”

“Imagina bien, criatura de las tinieblas. Dígamelo, para que pueda salir de aquí y continuar leyendo La Historia Interminable.

“Bueno, soy mormona.”

“No me diga.”

“Palabra.”

“Oh. Dios. Mío.”

“Twilight es un manual de adoctrinamiento para la causa mormona. Pronto seremos bastantes para salir de las alcantarillas y conquistar el mundo de los humanos. Lo he visto. Aunque mi castigo es permanecer aquí encerrada para toda la eternidad.”

“Parece justo.”

“Lo es.”

“En cualquier caso, permítame ser el primero en felicitarla. Sus libros han hecho que los vampiros suenen tan eróticos como diseccionar a un gusano. Pasarán décadas antes de que alguien vuelva a fantasear con la escena en la que las hijas de Drácula seducen a Jonathan Harker. Gracias por destruir las personalidades y la dignidad de toda una generación de jovencitas. Eso me da material para seguir escribiendo.”

“Es grato conocer a un admirador. Es necesario que la gente entienda que el sexo antes del matrimonio está mal, que la mujer debe ser sumisa como Bella y que la geronto-pedofilia no tiene porqué ser mala si hay amor puro y verdadero por en medio. Hay que apreciar el dolor y la distancia.”

“¿Bella es usted de joven, no? Creó el personaje para reconocerse en él. Una gran idea.”

“Gracias, es usted un joven perspicaz.”

“No sabe usted cuánto. Bueno, ya tengo lo que quería, ahora me iré”



Al igual que el mundo que ha creado, Stephenie Meyer es inmune al sarcasmo y no puede ser derrotada por los medios de los que disponemos.

Salí de la Biblioteca de la Consternación consternado, como no podía ser de otra forma. Me alegraba un poco saber que Meyer permanecería atrapada toda la eternidad rodeada de literatura mediocre y cine más mediocre todavía, pero en cierta forma sabía que el Mal había ganado. Se han perdido tantas vidas que tardaremos décadas en recuperar el esplendor perdido. Por infame que pueda parecer, deberemos aprender a vivir con esa experiencia que no deseo a nadie, excepto a mis enemigos y a la gente que no conozco – o que conozco pero no mucho. Volví a casa tras horas de viaje y, tras despedirme de Virgilio con un romántico beso, volví a estirarme en la cama y a mirar fijamente el techo de mi habitación, para vivir el resto de mis días con el temor de que una chica me diga: “Seré tu Bella si tu eres mi Edward.

Deja un comentario

Archivado bajo El Desierto Cultural

De los remakes y otros demonios

Hace unos días, en algún oscuro despacho de Hollywood, se forjó la infamia. Lo han hecho: Blade Runner tendrá secuela, que acontecerá unos 30 años después del final de la última película – porque, aparentemente, cuando vendieron sus almas impuras al diablo, olvidaron incluir en el contrato una cláusula de juventud eterna para Harrison Ford.

Aquellos fans que han optado por no quitarse la vida se han consolado con el hecho de que 30 años después las mujeres ya no llevarán hombreras y con aquello de “bueno, por lo menos no es un remake”. Se han alegrado del hecho de que ningún malvado productor violará su memoria colectiva dándole el papel de Rick Deckard a Ashton Kutchner o Hayden Christensen. O, qué sé yo, a Robert Pattinson.

A menos que sean replicantes. Y que mueran rápido.

null
No nos importaría que Deckard le disparara en la cara.

Cómo somos así de majos, en el Armario de César Borgia hemos decidido darles más argumentos para alegrarse, porque en el fondo pensamos que eso de los suicidios colectivos tendría que un recurso típicamente reservado a limpiar el planeta Tierra de fans de Justin Bieber. El arte del remake, por así llamarlo, actualmente consiste en hacer versiones no originales dirigidas por directores de juguete, con actores más jóvenes y con mejores efectos especiales. Los actores más jóvenes suelen ser mucho peores que los originales, ya que todavía no han pasado por el bendito proceso de selección por edad, que elimina del mercado a aquellos que sólo tienen su juventud y sus hordas de groupies para justificar su presencia en la película.


Luke Skywalker en la próxima trilogía de Star Wars, dirigida por Night Shyamalan.

En nombre del remake – y con la pobre pretensión de hacer disfrutar a los más jóvenes con los éxitos del pasado – Hollywood ha producido algunos horrores imperdonables, unos pocos errores pasables y, en algunos casos,  películas tan grotescas que parecen elaborados intentos de ironía y humor negro, por los cuales no puedo hacer otra cosa que no sea felicitar a sus responsables y esperar no equivocarme.

Por si acaso, siempre llevo mi flagelo y mi cilicio a cuestas, para una redención rápida y moderadamente dolorosa.

Como ejemplo, tenemos Cruel Intentions, el remake no oficial de Dangerous Liaisons. Esta última cuenta con la participación de Glenn Close y John Malkovich, mientras que la primera la interpretan Sarah Michelle Gellar – a quién sin duda conoceréis por su alter ego, Buffy Cazavampiros – , Reese Whitherspoon – Una Rubia Muy Legal (sic) – y todo un elenco de actores tan memorables que sus entradas en Wikipedia no tienen ni foto (y eso es todo lo que necesitamos saber). Para acabar de introducir mi argumento, debo aãndir que en Internet Movie Database dicen que Cruel Intentions se inspiró en la obra de Choderlos de Laclos. Cuando fui a ver Sueño de una Noche de Verano al teatro, el director había optado por ambientar la indumentaria y el decorado en los años 60, pero Shakespeare seguía siendo Shakespeare. Si eso es Choderlos de Laclos yo soy un oso panda jugando al frisbee con mi buena amiga, la aspiradora Catalina.


Salvador Dalí : “Felicidades, eso no tiene ningún sentido.”

Como marquesa de Merteuil, principal antagonista y anti-heroína de Dangerous Liaisons, Glenn Close interpreta alguna de las mejores escenas del cine moderno. Buffy es, en cambio, una niña rica norteamericana con daddy issues y delirios de grandeza. Tampoco ayuda nada el hecho de que, dados sus antecedentes, nos veamos obligados a imaginarnos a la marquesa de Merteuil asesinando vampiros a base de patadas voladoras. Orgullo y Prejuicio y Zombies hizo lo propio con Elizabeth Bennet y, como resultado, acabó destruyendo el personaje original de Jane Austen. Pero porque esa era su intención. Orgullo y Prejuicio y Zombies es un libro que podéis encontrar en la sección “cómics” de la Fnac, junto a Barry Trotter y el Bizcocho Dorado y Crepusculón, mientras que Cruel Intentions entra, según IMDb, en la categoría “Thriller, Drama, Romance”.

El papel del anti-héroe y seductor Valmont, personaje épico de la literatura francesa al que todos deseariamos aspirar, interpretado por John Malkovich en la primera, recae un tal Ryan Philippe, cuyo mayor éxito vital fue casarse con Reese Whitherspoon y luego divorciarse de ella, al darse cuenta del error. Y en vez de ser un astuto noble francés con una lengua de oro, es el típico rubito con dinero que se aburre y tiene ganas de intriga. Tantas ganas, que acaba asociándose con Sarah Michelle Gellar, un error en mi opinión, a menos que por intriga entienda “matar vampiros para solaz del público adolescente”. El personaje es un despropósito, una parodia del de verdad, como si Phineas Fox fuera un rapero decidido a dar la vuelta al mundo en su cadillac tuneado para recuperar su street cred’. El duelo final, en vez de con espadas, es a puñetazo limpio, en la calle, en plan “dame tu desayuno o te pego“. La única forma de desvirtuar más el original sería poniendo un anuncio de McDonalds en alguna parte y hacinedo que la marquesa de Merteuil se beba un frapuccino moka tall en vez de una taza de té.


“Te lo ruego, mátame, mátame ahora, te lo pido por favor…”

Francia tiene cosas malas, como el fútbol, el jacobinismo y, de forma general, los franceses. También tiene cosas buenas, como la guillotina – en mi opinión, la máquina de muerte más glamurosa y chic de la historia – y su literatura fetichista.Y sus cosas buenas suelen ser incompatibles con los Estados Unidos de América, porque para apreciarlo necesitas tener algo que los Estados Unidos de América no tienen, y ese algo es estilo. Permite que los norteamericanos y su cultura de masas pongan sus zarpas en lo que queda de cultura de europea, o cultura a secas, y esto…

…se convertirá en esto:

Buen trabajo América, lo has vuelto a hacer.

Ha sonado elitista? Pues de ma da igual, estoy por encima de todo esto. Hollywood es el mal. Rezaremos por Blade Runner, pero me temo lo peor. Por si acaso, tengo el DVD y el póster del original y estoy dispuesto a vivir en un búnker subterráneo. Ahí os veo.


Deja un comentario

Archivado bajo El Desierto Cultural

Alguien tenía que decirlo: Sauron tenía razón

Si la guerra es una continuación de la política por otros medios, la política el arte de de gobernar y el gobierno la habilidad de distribuir los recursos de los que se dispone de forma eficiente, la guerra no es sino la consecuencia de una insufiencia de recursos o de una mala administración de estos. Tomaros un tiempo para releer la frase y continuad cuando la hayáis entendido, es importante. Si no lo hacéis, Dios matará a un gatito.


Este gatito

Hay quienes pondrán en entredicho mi derecho y criterio a la hora de aplicar las ideas de Clausewitz al arte de la guerra en la Tierra Media. Pero, en mi papel de mayor fan autodeclarado del prusiano, creo sinceramente que Clausewitz es como Maquiavelo o Freud con el día marcial, esto es, todo lo puede y todo lo explica – además de ser, en muchos aspectos, mejor que el porno.


Playboy Magazine, circa 1830

Bien, teniendo en cuenta que Sauron es el heraldo semi-divino de Morgoth, hermano directo de Eru Iluvatar – aka dios de dioses y creador del Mundo –, que tiene unos seis mil años de experiencia laboral y que es el inventor de los anillos de poder, creo poder asumir con cierta tranquilidad que no es del todo estúpido. Con ese currículum está muchísimo más capacitado para dirigir un país que Leire Pajín, que bajo su reinado no pasaría de panadera hobbit. Luego, la Guerra del Anillo no se debe a una mala gestión de recursos por parte de Mordor, sino a lo otro.

Hechos comprobados: Mordor es una llanura esteril, de donde emanan gases tóxicos, con una gran volcán activo en el centro. Todo el país es una gran extensión de cenizas, polvo y rocas. Todo su territorio está rodeado por montañas infranqueables. Sólo hay dos salidas practicables: la primera, la Puerta Negra, es un oscuro portón del tamaño y peso de un pequeño portaviones. La segunda salida es un pasaje estrecho en el que habitan arañas gigantes devorapersonas. La única fuente de alimentación para los centenares de miles de orcos que habitan la región es la carne…de otros orcos. Supongo que no se trata de casos aislados de canibalismo, sino de métodos estándar – la agricultura no es una solución, pues harían falta veintiocho PACs y mucha lluvia (de agua, no de escombros volcánicos) para hacer crecer algo en la planície de Gorgoroth.


Arriba: tierras de cultivo

Continentes enteros han ido a la guerra por mucho menos.

Porque en este mundo todo tiene reglas, una guerra justa requiere una autoridad legítima, una causa justa y una recta intención (Francisco de Asís dixit). Ser el equivalente mordoriano de Jesucristo constituye una fuente de legitimidad más que suficiente. Además, Sauron es el jodido Señor de los Anillos, el tipo que da el nombre a la saga, y el único personaje de Tolkien que aparece en todos sus libros. En cuanto a sus razones, nadie llegó a entenderle, un hecho lamentable. Lo cierto es que Sauron es el chico bueno de la historia. ¿Porqué? Pues porque la historia se llama El Señor de los Anillos, y no Aragorn y la Busca de la Hombría Perdida o Frodo se Va de Marcha. Y punto. El Padrino se llama así porque su prota es un padrino de la mafia. Si no fuese el caso, se llamaría Hay que Acabar con la Família Corleone y habría sido dirigida por Spielberg en vez de Coppola – y en vez de una cabeza de caballo, habría usado una de velociraptor. Los libros del Señor de los Anillos cuentan la noble lucha de Sauron por liberar a su pueblo de la opresión a la que es sometido y que obliga a sus ciudadanos a comerse entre ellos para sobrevivir.

Es de justícia. Mientras unos viven aglutinados en un estado de miseria post-apocalíptica, los otros viven en bonitas ciudades en las que todo el mundo es guapo y bien nacido. Mientras que unos se dedican a hablar todo el día como fueran personajes de Shakespeare y correr tras las doncellas élficas, los otros deben hacer un esfuerzo por morir cuanto antes y así no tener que sobrevivir patéticamente entre montones de basura. Por obligación. Porque a la que intentan salir, les cazan como conejos. Y aunque los orcos tengan la decencia de coger prisioneros de guerra de vez en cuando, los humanos y elfos nunca  harían lo mismo con ellos. Sencillamente los ejecutarían por “feos” y por “malos”. Y por pobres.

Terribles verdades se esconden tras la aparente belleza del mundo de Tolkien. Sustituid “elfos y hombres” por “burgueses” y “orcos” por “proletarios” o “sucia plebe”. Obtendreis una descripción sorprendemente precisa de la sociedad industrial de principios de siglo. Lo cierto es que Tolkien era ferviente católico conservador y anti-comunista declarado. De hecho, manifestó en repetidas ocasiones su apoyo por las ideas franquistas durante la guerra civil, en gran parte debido al anticlericalismo republicano y sus principales pasatiempos, como el que quemar iglesias. También estaba opuesto a la tecnología –iba en bici a todas partes, cual diputado verde – y a la modernidad, hecho que plasmó en su obra, convirtiendo Mordor en una alegoría de la destrucción de los paisajes naturales de la campiña inglesa por culpa de los fuegos y los humos de la industria.

Aunque pueda parecer un poco hippie y Greenpeace-friendly, lo que Tolkien quería en realidad era detener el cambio que se produjo en la vieja sociedad europea y evitar que las massas incultas, iconoclastas e indisciplinadas – también conocidas como “orcos” – salieran de su estado de servidumbre y se liberaran, consumiendo la civilización con su estupidez. Yo también temo la estupidez de mis semejantes, pero de ahí a dar apoyo a los profetas teóricos del decrecimiento hay todo un trecho. A medio camino entre un Amish y un Requeté Carlista, Tolkien debía ser todo un ejemplo de gilipollez anacrónica – pero como se graduó primero de su clase en Oxford, le medio-perdonamos. Además, según los últimos informes los canis y las chonis siguen sin dominar el mundo, por lo que los temores de Tolkien eran infundados. Pero por si acaso, las atalayas de Gondor siguen vigilando el horizonte.


Nos nos pillarán desprevenidos

1 comentario

Archivado bajo El Desierto Cultural

Dime que dibujos animados viste de pequeño y te diré cual es tu relación con el poder

Cuando tenía 11 años de edad, mientras miraba lo que debía ser el episodio 500 y pico de Dragon Ball, Son Goku se transformó en mono gigante rosa, con pelo negro, ojos rojos y cola prensil. Y además iba vestido como un monje budista. Con un suspiro, mi pequeño yo se dijo para sus adentros “hasta aquí hemos llegado” y, acto seguido, apagó la tele.

Mi yo actual, el dotado de grandes cantidades de tiempo libre”, de las que no disponía en su pre-adolescencia (triste sin duda), debido a su “trabajo, ha decidido indagar sobre esta cuestión. Mi gesto despectivo hacia un monumento de los dibujos animados de nuestra infancia como es Dragon Ball fue debido al hartazgo. Cualquiera se habrá dado cuenta que los dibujos animados que más éxito tienen entre nuestra descarriada juventud son aquellos en que los personajes empiezan siendo una niñatos incompetentes para convertirse lentamente en niñatos más y más competentes (aunque nunca dejan de ser niñatos). Dichos dibujos animados siguen siempre el mismo esquema: el personaje principal se entrena, lucha, vence a sus enemigos, hasta que llega un enemigo demasiado poderoso, tras lo cual se entrena un poco más, adquiere más fuerza, y le vence. Y luego otro enemigo más poderoso aparece, el héroe se vuelve a entrenar y la cosa sigue hasta que el dibujante del manga muere de soledad, de viejo o de infarto mientras fornicaba con un robot/muñeca inchable vestida de colegiala en un love hotel de Tokio (generalmente ocurren las tres cosas a la vez). Llegados al final del recorrido, nuestros héroes han pasado de jovencitos con el cinturón amarillo de karate a dioses de la muerte con cola de gato, alas de mosca, capaces de escupir fuego por la boca mientras luchan al estilo Matrix, volando y comiendo arroz a la vez (eso sí, siguen siendo pervertidos con una inexplicable obsesión con las braguitas usadas).

 

En otro esquema, popularizado por los Power Rangers, los protagonistas son payasos de feria vestidos con colores primarios muy vistosos, cuya principal táctica consiste en dar volteretas y patadas al aire sobre las cabezas de sus “enemigos”, hasta que estos deciden autodestruirse para no contemplar como siglos de tradición en artes marciales son descuartizados sin piedad por cuatro yankees con nombres cutres (no tiene relación con el tema, pero es notable el hecho que, en los Powers Rangers originales, el afro-americano va vestido de negro, la asiática de amarillo y la niña pija de rosa. Ah, y el jefe Power Ranger va de blanco. Sin duda es mera coincidencia). Bueno, pues cuando han acabado de convencer a sus enemigos para que se quiten la vida, el malo malote envía a un monstruo. Momento en el que los Power Rangers salen volando por los aires debido al inconmensurable poder de su nuevo adversario, a pesar de que la armadura de este suele estar hecha de papier mâché. En ese instante desefundan sus armas, porque, obviamente, las patadas al aire y las volteretas ya no bastan. Unos pocos petardos más tarde, el monstruo decide que para ganar, tiene que multiplicar su tamaño por cincuenta. Y lo hace. Los Powers Rangers deciden entonces invocar un gran robot de combate con espada y pintas de samurai. El espectador se pierde en el razonamiento lógico, el robot se carga al monstruo, y los Power Rangers lo celebran con una pijama party multiracial. Y en menos de cinco minutos, sin darnos cuenta, hemos pasado de pataditas voladoras a robots gigantes con los cuales los Power Rangers podrían esclavizar la Tierra y sus habitantes, si no fuera porque son unos jodidos samaritanos. Si yo tuviera un robot gigante España no se rompería, eso os lo aseguro.

 

Los storyboards de los episodios del modelo Dragon Ball y del modelo Power Rangers son muy similares. Obedecen al mismo principio que toda buena carrera armamentística : la única forma de neutralizar los misiles del adversario es contruyendo misiles más potentes y de mayor alcance, lo único mejor que un cañón del calibre 150 es un cañón de calibre 200, y lo único capaz de vencer a un robot gigante es un robot gargantuesco. La idea que estos dibujos animados/series infantiles transmiten a los niños es que quien la tenga más grande siempre gana. Para que luego nos extrañemos de que nos salgan pequeños dictadores falócratas.

Ahora echemos un vistazo a los dibujos animados típicamente “para niñas”, como, por ejemplo, Mi Pequeño Pony o los Osos Amorosos. Ambos dibujos animados se basan en la misma idea : en un mundo mágico en el que todo es amor, un terrible mal se cierne sobre sus indefensas gentes. Tras horas de ardua investigación in Wikipedia, he aquí el resultado:

El malo de los Osos Amorosos se llama Sin Corazón. Y no en el sentido “soy un hombre de hojalata y no tengo corazón” sino más bien “no tengo corazón porque estoy compuesto a partes iguales de oscuridad y desesperación”. Sin Corazón está sin duda alguna en el Top 5 de los seres más malvados jamás mencionados, justo entre Sauron y la banda de Mecano: dejando de lado que vive en un castillo redeado de nubes negras, no tiene cara y se dedica a succionar las buenas intenciones y la felicidad de los niños (rollo pederasta incluido). Es una especie de dementor, pero a lo bestia. Además tiene el poder de cambiar de forma, por lo que ¡puede perfectamente convertirse en José Maria Aznar y escribir para FAES! Si amigos, es un ser verdaderamente terrible.

Y sin embargo siempre es derrotado. ¿Por quién? Pues por Osos Amorosos. No osos polares capaces de arrancarle la cabeza de un mordisco, no. Ositos. Ositos de colores. Ositos que no tienen otra habilidad que la de amarse y darse abrazos unos a otros, todo el día. Ositos que viven en las nubes. Sus principales actividades consisten en echar fiestas de cumpleaños sin alcohol y hornear pastelitos. Y nuestro terrible hechicero cambiaformas pierde ante ellos, porque, básicamente, cada vez que está a punto de finalizar algún diabólico plan, los Osos Amorosos le rocían con rayos luminosos de amor que salen de sus vientre peluditos, y eso le obliga a retirarse. ¡Hurra, otra victoria para el amor y la amistad!

Y ahora le toca a Mi Pequeño Pony. Nunca he visto los dibujos animados en la tele, pero conozco a mucha gente que tenia alguno de esos animales de colores corriendo por la casa, muñecos cuya única finalidad era ser peinados (hasta que, de tanto peinarlos, se les caía el pelo y mamá te compraba otro para secar tus lágrimas). Ponyland (así se llama su tierra) se halla bajo la constante amenaza de Tirek, el resultado de una mezcla de cabra, caballo y ser humano, un auténtico engendro satánico venido directamente del infierno de Dante, diseñado exclusivamente para provocarte horribles pesadillas. Tirek vive en el Castillo de Medianoche, desde el cual se dedica a capturar ponies, para transformarlos mediante el Poder de la Oscuridad y convertirlos en dragones esclavos oscuros para su Carruaje de la Oscuridad, alimentado mediante Energía Oscura que Oscurece todo lo que toca. Tirek es como Satanás atravesando un época emo/goth con dragones esclavos para servirle. Pero los ponies siempre acaban venciéndolo.

Por si no habéis nunca visto un pony, es seguramente uno de los animales más patéticos de la creación: no es ni caballo ni burro, sino un compromiso entre los dos, una criatura inútil que hoy en día solo sirve para que los papás divorciados recuperen el aprecio y el amor de sus hijas pijas. Y a pesar de ello, los ponies mágicos derrotan a Tirek mediante una coreografía moña y el poder del arco iris, que por alguna razón es más poderoso que hordas de dragones esclavos. Deberíamos haber probado de darle a Saddam con un arco iris en toda la cara, antes de mandar a la infantería y la flota, hoy en día Iraq sería un lugar más bonito.

Cual es la moraleja de todo esto? Pues, mientras que a los niños les enseñan que para vencer se necesita una espada muy grande, a las niñas se les enseña a creer en el poder de la luz salvadora, el arco iris y las granadas de azúcar con detonador de cereza confitada. Por un lado creamos pequeños falócratas y, por el otro, princesitas inútiles y pasivas. Y la culpa es de Mattel y Bandai, y de los padres, por no amenazar a sus hijos con renegar de ellos si no cambian de canal.

Deja un comentario

Archivado bajo El Desierto Cultural

El Sistema Político en Harry Potter (3)

La Muy Alegre y Mágica Inquisición

El sistema judicial no tiene desperdicio. Los juicios de los que hemos podido leer consistían en una multitud de magos (Sangre Limpia) que se sentaban en torno al acusado con aire amenazador. No se menciona la presencia de abogados defensores. Los presos son encerrados en una jaula situada en el centro de la sala (más bien un amfiteatro de la muerte) mientras dura el interrogatorio, en la que no disponen de silla para sentarse. Sus acusadores se hallan muy por encima suyo, en clara posición de dominación. Todo está preparado para que el acusado se sienta mal, en un claro intento de torturarle psicológicamente durante el juicio. ¿Estado de derecho? ¿Presunción de inocencia? Venga ya, eso son mariconadas para muggles.

¿Y que decir del derecho a la privacidad? Prácticamente inexistente, puesto todo joven mago lleva puesto un sensor que indica cuando usa la magia fuera de la escuela (hecho terminantemente prohibido, aunque sea e légitima defensa). En un mundo de magos, estos llevan, desde la más tierna infancia, un detector del Ministerio implantado que les impide hacer magia sin que se enteren las autoridades. Recordemos que no tienen tecnología y dependen de la magia para vivir. Es como si le impidieran a un chaval de 16 años usar su móvil sin que se entere el gobierno. ¿A alguien le suena 1984? ¿Estado policial? Si a Ron le da por usar su varita para que corra la brisa bajo la falda de Hermionne, le pueden caer un par de años en Azkaban y una expulsión definitiva de Hogwarts.

Y ya que hablamos de ello, analizémoslo más minuciosamente. Una torre negra de fría piedra, en medio de un mar de aguas oscuras agitadas por una tormenta interminable, con rayos y truenos, gracias a la que los presos pueden disfrutar de 24 horas diarias de lluvia. Quiero insistir en algo : Azkaban es un gulag en medio del mar, húmedo, oscuro y medieval. Comparado con las condiciones sanitarias del lugar, Abu Ghraib pasa y Château d’If pasan por un Happy Park.  Joder, hasta las cárceles chinas están inspiradas en Harry Potter, pero incluso ellos tuvieron que poner un límite. Recuerdo que estamos hablando de un libro para niños. Por si fuera poco, los presos viven aterrorizados día y noche pensando en los guardianes. No estamos hablando de funcionarios rechonchos y corruptos, que cobran comisiones abusivas sobre el tráfico de cigarillos. Estamos hablando de espectros capaces de absorber el alma y las ganas de vivir de la gente. ¿Qué dice la Convención de Ginebra acerca del uso de dementores en las instalaciones penitenciarias? En serio, que alguien se informe, por favor.

Deja un comentario

Archivado bajo El Desierto Cultural