El Sistema Político en Harry Potter (2)

Los Sangre Sucia deben sentarse en la parte de atrás del autobús noctámbulo

El sistema de castas es tan solo la punta del iceberg. El mundo de los magos es un mundo fundamentalmente injusto, en el que no se respeta la igualdad de sus ciudadanos y en el que hay claramente una jerarquía social determinada por la sangre y la especie. Tanto que, en la práctica, todo el mundo es racista. Voldemort es un radical, pero no hace más que llevar a la práctica las ideas de la mayoría. Y en el fondo, a la gente no le parece mal, porque el buen hombre, con un “ejército” de dos docenas de brujas fachas con capuchas, da un golpe de Estado y asume el control de todo un país. Digo yo que no será tan fácil, en algo le habrán echado un cable las masas anónimas. Así que, por lo general, el sentimiento es que con Voldemort había paz, orden, trabajo y se vivía mejor (reconsideremos pues: Quien-Tu-Sabes es una sabia mezcla de Osama, Paquito y Nathan Forrest). Y sí, es cierto que hay gente que vive aterrorizada por el miedo a ser represaliados, pero como bien dice la sabiduría popular, “algo habrán hecho”.

La jerarquía social se organiza pues en el siguiente orden: 1) Los Sangre Limpia, 2) los Mestizos, 3) los Sangre Sucia, 4) los gnomos y 5) los elfos domésticos. Se trata de una ordenación propia del Tercer Reich. Explicación: Los Sangre Limpia son la raza de señores, ocupan la mayoría de puestos del alto funcionariado y del profesorado (los Malfoy son rubios de ojos azules y no es por casualidad). Los Mestizos son aquellos considerados válidos para frecuentar a la raza de señores, ma non troppo. Los Sangre Sucia son aquellos que no pueden acceder a ningún puesto de trabajo relevante y que a penas sirven para las tareas básicas y pesadas. En estas tres primeras clases, la diferencia es generacional. Un Sangre Sucia tendrá que esperar dos o tres generaciones para que se le considere Mestizo, y un Mestizo nunca jamás podrá obtener el rango de Sangre Limpia, a no ser que pasen siglos enteros. Un razonamiento similar al que se empleaba para calcular el nivel de sangre aria en los años 30 y 40.

Peor están sin duda los que se hallan por debajo. Los ya citados, por lo menos, tienen el estatus de magos (lo que, siendo honestos, mola bastante). Los siguientes en el escalafón social, los gnomos, son descritos como seres bajitos, narigudos, avaros y, por lo general, trabajan en un banco. Por si alguien tenía alguna duda de la orientación política de J.K. Rowling, imagino que ya no. Digamos que le gustan los rubios. En cuanto a los elfos, que puedo decir… Son los Intocables, siervos, esclavos de sus señores. La de Harry Potter es una sociedad que tolera la esclavitud, y no es algo que se haga exclusivamente en casa de los seguidores de Voldemort, sino también en una escuela como Hogwarts, cuyo director no es más que un progre de boquilla. Muchas paridas y muchos acertijos cutres, pero no es más que un desgraciado de antiguo régimen con tics paternalistas. Eres un facha de mierda Dumbledore.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo El Desierto Cultural

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s